La fotografía Lifestyle es un plus con el que podemos contar y el cual nos aporta mucho más de lo que pensamos. Gracias a la fotografía en uso el consumidor puede ver el producto puesto, o en acción con él, y ayuda a hacerse a la idea de cómo será cuando nos llegue a casa. Además nos transporta a la escena, al lugar y al contexto de la foto.

Pero como todo, tiene su aquel y hay que tener ciertas cosas en cuenta:

  • Naturalidad, el modelo tiene que fluir, ser espontáneo y estar relajado, así sacará sus mejores poses y en las fotos no se notará forzado.
  • El escenario importa, y mucho. Una buena localización puede hacer que tus resultados sean mucho más llamativos.
  • Vestuario, y complementos, al final cada detalle importa, crea un buen look, combina bien las prendas.
  • Maquillaje y peluquería, al igual que el punto anterior puede ser algo más complicado pero, tenemos que ponerle un poco de mimo e intentar que la imagen esté lo más cuidada posible en todos los aspectos.
  • Atrezzo, viste la escena con algún elemento decorativo, aunque recuerda, menos es más, tampoco cargues toda la escena.
  • No fuerces una escena estática, los mejores planos ocurren cuando menos te lo esperas, crea movimiento y haz tomas falsas, quizá te lleves una sorpresa y salgan de aquí tus mejores fotos

Como ves, con algunos tips puedes lograr un resultado muy bueno. Las fotografías de producto te ayudan a vender, pero las fotografías en uso te ayudan a diferenciarte del resto. No des todo por hecho e intenta hacer tu sesión con modelos en localización. Si te animas… ¡comparte tus fotos con nosotros a través de nuestras RRSS!

Si quieres saber un poco más sobre este tipo de fotos, no lo dudes, descarga nuestra guía, te contamos mucho más.

Descubre cómo hacer fotografías para eCommerce desde casa