Normalmente insistimos en que una buena foto vende más. Y es cierto, ojo. Aunque en ocasiones no es cuestión de que pongamos una foto chula para darle un empujón al cliente, a lo mejor con quitar esa foto chunga que tiene nuestra ficha de producto sería suficiente, ¿no?

En el caso que os voy a presentar, la reflexión fue la siguiente (el diálogo no es real, pero la conclusión del diálogo)

charlajordi

Como siempre, no se puede afirmar algo tipo “esta foto tan chunga está costándonos dinero” y quedarnos tan anchos. Hay que probarlo con un test y remitirnos a los resultos.

Así que formulamos un par de hipótesis a través del análisis de datos de las fichas de producto con foto chunga y determinamos que había que testear:

a)     Fichas de producto con menos elementos y con foto chunga

b)     Fichas de producto con menos elementos y sin foto chunga

Y aquí tenéis los resultados de la prueba A (menos elementos y con foto) y prueba B (menos elementos y sin foto).

CUADROJORDI

Las malas fotografías de producto no solo nos estaban costando dinero, si no mucho dinero. La foto creaba menos engagement y no veas el impacto que tenía en las ventas.

Amigos, si no tenéis presupuesto para hacer fotos buenas (aunque recomiendo y mucho destinarle presupuesto a las fotos) no pongáis fotos chungas de catálogo o de Google Imágenes y, si es así, elegidlas con un poco de gracia, no sea que os cueste más dinero la mala foto que lo que os hubiese costado una sesión de fotos como Dios manda.