Una de las tendencias de vídeo a la que cada vez más marcas se están uniendo es el vídeo interactivo. Este formato consiste en aumentar la interacción del usuario durante la visualización del vídeo, dándole la posibilidad de que participe y de que su papel no sea solamente de espectador como estamos acostumbrados en la mayoría de los vídeos.

Este tipo de contenido tiene múltiples ventajas para las marcas que lo ofrecen, entre ellas:

  • Mejora la experiencia del usuario.
    Los vídeos interactivos ayudan a que el usuario tenga una mejor percepción de su experiencia con la marca, ya que se sienten más incluidos en el proceso. Además, una de las tendencias actuales en la demanda de los consumidores es la personalización de la experiencia de compra, y este tipo de vídeos en los que el usuario tiene la opción de adaptar la reproducción del contenido según sus preferencias, ayuda a dar esa sensación.
  • Ayuda a conocer mejor a tu audiencia.
    Otra ventaja de este contenido es que, al incitar al usuario a mostrar sus preferencias, permite a las marcas conocer cuáles son los intereses de su audiencia. En base a los datos recopilados, las marcas pueden mejorar y adaptar el contenido para cubrir las expectativas de sus usuarios.
  • Aumenta la atención del usuario.
    Actualmente, debido a la gran cantidad de estímulos que reciben los usuarios constantemente, es difícil mantener la atención de un espectador cuando esta viendo un vídeo. Por ello, el hecho de que pueda interactuar con el vídeo aumenta el engagement de la audiencia y reduce la probabilidad de abandono del vídeo.
  • Mejora la reputación de tu marca.
    Este tipo de contenido, a pesar de cada vez más marcas lo están ofreciendo, aún no esta muy explotado. Por ello, es una forma de diferenciarte de tus competidores y que los usuarios compartan su experiencia con sus amigos/familiares, o incluso por redes sociales y que llegue a mucha más gente.

A continuación, te explicamos diferentes tipos de vídeos interactivos, y ejemplos de cómo diferentes marcas los han utilizado.

Storytelling Interactivo

El tipo de vídeo interactivo que más gusta a los consumidores es el que cuenta una historia y ellos pueden elegir cómo se desarrolla. Para ello, el usuario tendrá que elegir entre varias opciones en varios momentos del vídeo, de forma que según la opción que elijan, se reproducirá un clip u otro. Así, da la sensación de que están viendo un vídeo personalizado, en los que ellos eligen qué quieren ver.

Un ejemplo es un vídeo que creó Maybelline, en el que los usuarios podían ver un tutorial de maquillaje dependiendo de sus preferencias.

Como veis, la primera elección que tiene que hacer es si quieres un look de noche, o un look de día. A continuación, te muestran dos opciones de maquillaje según tu elección anterior, y tienes que elegir uno de ellos para ver su tutorial.

Video interactivo Maybelline

Selección de maquillajes de Maybelline

Otro ejemplo de este tipo de vídeos son las películas interactivas de Netflix. Aunque en este caso no son vídeos de marcas como el anterior ejemplo, utilizan el mismo sistema.

La primera versión fue la de “Black Mirror: Bandersnatch”. Durante la película, aparecen en la pantalla dos opciones para que el espectador elija una de ellas, de forma que elige las decisiones que debe tomar el protagonista. Al principio de la película las elecciones son bastante sencillas, como qué cereales quieres que tome para desayunar o qué música quieres que escuche. Sin embargo, a medida que avanza, el protagonista se ve envuelto en situaciones cada vez más extremas, por lo que cada vez es más difícil saber qué decisión tomar 🤯.

Película Bandernatch Netflix

Vídeo Shopping

Otro formato de vídeo interactivo es el vídeo shopping, que consiste en la venta de productos a través de un vídeo. En esta ocasión, el usuario tiene menos poder de interacción, ya que normalmente lo único que pueden hacer es ver las etiquetas o fichas de los productos que aparecen en el vídeo y comprar al momento.

En algunos casos, se puede elegir el producto que aparece en el vídeo, como cambiar el color o el modelo, pero no es lo más común.

Debido a que el nivel de interacción es menor en este formato, la finalidad de este tipo de contenido es que el usuario tenga más información del producto y pueda verlo en uso y en movimiento. Esto ayuda en la decisión de compra de los consumidores, y al tener la opción de comprar el producto durante la reproducción del vídeo, hace la experiencia más cómoda.

Una plataforma que está apostando fuerte por este formato es Instagram, en su sección de Instagram Shopping. En este apartado encontramos productos etiquetados tanto en imágenes como en vídeos subidos por las marcas, de forma que el usuario puede comprarlos sin salir de la aplicación.

Como veis en las siguientes capturas, aparece en la parte inferior del vídeo la opción de “Ver productos”. Al hacer click, se despliega el menú que ves a la izquierda, con el producto que aparece en el vídeo y más productos de la marca

vídeo shopping Instagram

Por otro lado, Youtube ya está trabajando con Shopify para permitir a los usuarios comprar los productos que aparecen en el vídeo sin salir de la plataforma. Esto podría funcionar muy bien, ya que muchos usuarios consumen vídeos de Youtube para tomar decisiones de compra, especialmente gracias a los youtubers que cuentan su experiencia con los productos que consumen.

De todas formas, para ofrecer video shopping a tus clientes no hace falta que lo hagas a través de otra plataforma. Para poneros un ejemplo, Stradivarius es una de las marcas que ha apostado por este formato con “StradiShoppers”, y ofrece este servicio tanto en su aplicación como en su página web.

Pero en este caso, Stradivarius ha decidido ofrecer una experiencia de compra mejorada, ya que en los vídeos de esta sección no se limitan solo a enseñar sus productos. En este caso, cuentan con dos chicas que enseñan prendas de las colecciones que sacan semanalmente, hablando sobre ellas, enseñando diferentes formas de usarlas, e incluso haciendo retos entre ellas para hacerlo más entretenido. De esta forma, el usuario siente que está con dos personal shoppers que le aconsejan sobre qué debería comprar y por qué 💁🏻‍♀️.

Mientras los usuarios ven el vídeo, pueden ver abajo la ficha de producto de todas las prendas que llevan puestas y que enseñan, tanto las prendas en las que está centrado el vídeo, como el resto de ropa y accesorios que llevan puesto.

Video shopping Stradivarius

Display interactivo

El último formato del que queremos hablaros es de los vídeos interactivos en los que el usuario interactúa con el vídeo sin que cambie de clip, por lo que está 100% centrado en mejorar la experiencia y ofrecer valor al espectador.

Para que veáis un ejemplo, os enseñamos el vídeo que lanzó Disney junto a Wirewax para promocionar su última película de “El libro de la Selva”. Para interactuar con el vídeo, tenéis que mover el icono verde hacia los lados. De esta forma podéis ver la misma escena durante su rodaje y su resultado final 😍.

Te informamos de que este artículo es una extracción de nuestra Guía de Vídeo para eCommerce y Marcas.

Descárgate gratis nuestra Guía de Vídeo