La velocidad de carga de una tienda online es uno de los puntos de más importancia a la hora de conseguir cerrar ventas. Ya lo comentaron nuestros colegas de BrainSINS con los siguientes datos:

  1. Según los expertos una de cada cuatro personas abandona una página web o una tienda online que tarda más de 4 segundos en cargarse.
  2. En móviles, el 50% de los usuarios abandonan las páginas web si no se cargan en 10 segundos.
  3. La tienda online de Amazon aumenta sus ingresos un 1% por cada milisegundo de disminución de tiempo de carga.
  4. Yahoo incrementa su tráfico un 9% por cada 400 milisegundos de disminución de tiempo de carga.
  5. Google ha añadido un algoritmo que mide la velocidad de un sitio web para conseguir mayor optimización.

Cada vez somos menos pacientes a la hora de navegar por las webs, sobre todo cuando navegamos en dispositivos móviles, con lo que, como hemos podido ver con los datos, cada milisegundo cuenta.

Es tan serio el asunto, que varios estudios concluyen que un tiempo de carga superior a tan solo 2 segundos en el sitio web puede afectar muy negativamente en la imagen de marca. Esta insatisfacción del usuario se extrapola incluso más allá de la tienda online, haciendo que esté menos receptivo a comprar en la tienda física de la compañía.

Para lograr bajar los tiempos de carga de una web podemos hacer varias cosas como comprimir archivos html y css, gestionar la memoria caché, hacer una buena configuración MySQL o guardar en una caché interna los contenidos HTTP (imágenes, vídeos, textos…). Pero sobre todo nos vamos a centrar en cómo optimizar el tamaño de los archivos de fotografías de producto para que sin perder apenas calidad puedan pesar lo menos posible y con ella contribuir a unos mejores tiempos de carga.

Cabe mencionar que ademas de reducir el tiempo de carga, comprimiendo las fotos para que ocupen menos bits, estaremos consiguiendo ahorrar espacio en el servidor donde se alojen las fotos para que aparezcan en la plataforma de nuestro ecommerce.

comprimir fotos de producto

Cuando disparamos una fotografía, el formato de salida suele ser un RAW, con el cual vamos a poder editar todos los detalles de la imagen que queramos con Photoshop (dejar fondo blanco, quitar o poner sombras, corregir imperfecciones de los productos, etc). El problema de los RAW es que ocupan mucho espacio, por lo que una vez editada la foto el siguiente paso conveniente es comprimirla a un archivo TIFF, que es un formato de almacenamiento de imágenes sin pérdidas y sin ninguna compresión, pero con el cual ahorramos mucho espacio. Como podemos ver en el ejemplo anterior, hemos pasado de un archivo RAW de 24 MB a un TIFF de 11,5 MB, lo que significa más del doble.

También se podría guardar el archivo como .PSD para seguir trabajando con él en Photoshop cuando se desee. Pero tanto los PSD como los TIFF son aún archivos de mucho peso para colgar en la web, por lo que solo se usan como archivos editables.

El siguiente paso sería por tanto reducir el tamaño del archivo al mínimo posible sin perder calidad de la imagen. Para ello debemos pasar de un archivo TIFF a un archivo .JPG

comprimir fotos ecommerce

Lo que hay que tener en cuenta al momento de comprimir la foto a .JPG es seleccionar el valor de la calidad de compresión a un número mayor de 8 y la resolución a 72 ppp (píxeles por pulgada = ‘ppi’ – pixels per inch), de lo contrario ya tendríamos unas fotos con bastante grano, pixeladas. Siguiendo con el ejemplo de los zapatos, vemos que hemos conseguido reducir la imagen a tan solo 135 KB con las medidas deseadas (800 x 800 px.). Hay que tener en cuenta que a mayor medida también ocuparán más espacio las fotos.

Ya tendremos por tanto la imagen con un peso bastante razonable como para que el tiempo de carga de la ficha de producto no se vea mermada por el tamaño de la foto. 

En Fotografía eCommerce (Expertos en Fotografía de producto) entregamos todas las fotos en formato TIFF a gran calidad para que los clientes puedan editarla a su antojo o usarla para grandes impresiones, además de en JPG adaptadas a las medidas que deseen para ser subidas directamente a su tienda online.